El error de teorizar un idioma

El error de teorizar un idioma

Leyendo sobre la convocatoria de las pruebas para la obtención de los certificados de niveles básico, intermedio, avanzado y C1 de enseñanzas de idiomas de régimen especial en la Comunidad Autónoma de Canarias, como siempre, la prueba oral está en último lugar de las examinaciones oficiales y es la parte a la que menos tiempo se dedica. Entre 15 y 25 minutos frente a los casi 120 minutos de la prueba escrita. Para no variar, las personas son obligadas a dedicar más tiempo al hecho de escribir y aprender teoría que a hablar el idioma, y es por ello que en mi opinión estas pruebas carecen de valor para determinar que una persona ‘sabe mucho inglés’.
Para mí, como entrenadora conversacional profesional, ‘saber inglés’ significa primero que nada mantener una conversación correcta sobre algo que te haga falta en tu propia vida, y para ello hace falta hacer mucho más esfuerzo en dominar la práctica. Conocer la teoría por supuesto que es importante, pero no lo que más.

Un experto en rellenar huecos y que recite el infinitivo, pasado y participio de los verbos irregulares como un poema no me dice nada. He comprobado que mis alumnos durante los últimos años son perfectamente capaces de decirme las tres formas del verbo ‘dar’, ‘give gave given’, o ‘poner’, ‘put, put, put’ y cuando les pido que me digan en alto en inglés ‘le he dado una moneda al camerero en el bar’, o ‘he puesto el libro en su sitio’, o bien no sabrían utilizar los verbos, o bien tardarían una media de 10 segundos en formar la frase en su cabeza antes de decirla.

Esa tendencia de teorizar un idioma es tan oficial y tan aceptada por todos, que muchas personas realmente creen que con obtener ese papel ya es suficiente para decir que saben. Para optar a un puesto de trabajo o hacer un master es fundamental tener algún certificado de carácter oficial. Sin el B1 no se puede ir a ninguna parte en Europa. Lo piden en todas partes. ¿Y qué es el B1? ¿Qué es el First Certificate de Cambridge? La obligación de estudiar libros enteros de teoría que jamás te darán la oportunidad de utilizar en el mundo real. Bueno, durante los 10-15 minutos finales el día del examen, agotados después de escribir y rellenar huecos durante horas.